Latinos festejan, Arpaio y Brewer critican la suspensión de deportaciones

Brewer condena anuncio de Obama sobre deportaciones de ‘Dreamers’

Brewer condena anuncio de Obama

Brewer condena anuncio de Obama

“Este anuncio es vergonzoso”, dijo la gobernadora que promulgó la SB1070. “Es un...

“Este anuncio es vergonzoso”, dijo la gobernadora que promulgó la SB1070. “Es un...

Temp. Season 2012 | 06/15/12 | 01:25  | TV-PG
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

“Este anuncio es vergonzoso”, dijo la gobernadora que promulgó la SB1070. “Es una obvia manipulación política.”
06/15/12 | 01:25 Disponible hasta 06/15/12
KTVW

Latinoamericanos festejaron el viernes la decisión del presidente Barack Obama de suspender las deportaciones de los jóvenes indocumentados, un anuncio criticado por el sherif de Arizona Joe Arpaio, conocido por sus duras medidas contra los inmigrantes.

La gobernadora de Arizona Jan Brewer también rechazó la nueva política, y la calificó como una “amnistía por la puerta trasera”.

“Este anuncio es vergonzoso”, dijo la gobernadora que promulgó la SB1070. “Es una obvia manipulación política.”

¿Qué le parece el anuncio de Obama y la reacción de Brewer? Deje su comentario en nuestro foro.

En el estado de Arizona, que tiene la mayor población de inmigrantes latinoamericanos del país, el anuncio de la Casa Blanca también fue recibido con alegría.

"Es un gran paso para nuestra juventud, para todos aquellos jóvenes que tienen el valor de luchar por sus sueños", dijo Petra Falcon, líder del grupo de apoyo a los inmigrantes Promise Arizona (PAZ).

Obama anunció que cesará de deportar, bajo ciertas condiciones, a jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos con menos de 16 años, una reforma que puede beneficiar a unas 800 mil personas. También les dará permisos de trabajo temporales y renovables.

En el centro de Los Ángeles, donde se planeaba una manifestación para exigir la aprobación de una ley que beneficie a los estudiantes indocumentados -conocida como Dream Act o Ley del Sueño-, el encuentro se transformó en una celebración.

Docenas de manifestantes a favor de la Ley del Sueño cantaban "Somos los soñadores" frente al edificio de la oficina de migración (ICE), llevando camisetas que decían "I am un-doc-u-men-ted" (Yo soy indocumentado), escrito con los signos fonéticos para su correcta pronunciación en inglés.

Durante más de una década, demócratas y algunos republicanos han presentado varias iniciativas en el Congreso para legalizar a esos jóvenes. Esos proyectos legislativos han fracasado, mientras los casos de miles de jóvenes indocumentados o "soñadores" salían a la luz pública.

El alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, dijo que la decisión de Obama reafirma la imagen de Estados Unidos como un país de inmigrantes.

"No puedo estar más orgulloso de nuestro presidente por hacer lo correcto, por hacer lo que creo que confirma y reafirma, una vez más, que Estados Unidos es un lugar que da la bienvenida" a los inmigrantes, dijo a CNN.

La directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), Angélica Salas, señaló: "Sabíamos que usted podía, señor presidente".

"En el futuro, los estadounidenses estudiarán con orgullo y alegría el día en que se le permitió a estos jóvenes contribuir plenamente al crecimiento, prosperidad y fortaleza de nuestra nación".

No obstante, el sherif (alguacil) de línea dura Joe Arpaio, de la localidad de Maricopa en el sur de Arizona, dijo que la medida está motivada por razones políticas de cara a las elecciones de noviembre.

"No me sorprende que esto ocurra. Esto es política para conseguir el voto latino", aseguró al canal CNN.

"Es un paso hacia la amnistía", criticó. "¿Por qué el presidente y el departamento de Seguridad Interior vienen hoy con esta política? Va a ser difícil de administrar de todos modos (...) No estoy a favor".

A principios de mayo, el gobierno demandó a Arpaio por discriminar a los latinos y violar sus derechos constitucionales.

En Estados Unidos viven unos 11,5 millones de indocumentados.