Publicidad | Vea su anuncio aquí

Desaparición de inmigrantes en el desierto

Brewer no quiere \'opinión extranjera\'

VIDEO:  Brewer no quiere 'opinión extranjera'.. - New York: WXTV

Ver videos
El desierto de la muerte

FOTOS:  El desierto de la muerte

Ver fotos

Un madre en busca de su hijo

TUCSON, Arizona - El limbo en el que quedan los casos de personas desaparecidas en su intento por cruzar la frontera alarma a representantes consulares y activistas, además de dejar a muchas familias en la incertidumbre.

"Yo sé que mi hijo está vivo”

"Yo sé que mi hijo está vivo, dentro de mi corazón lo siento", dijo Fermina López, una inmigrante guatemalteca que desde hace tres meses no ha dejado de buscar a su hijo, Nelson Omar Chilel López, de 13 años.

La última vez que la inmigrante escuchó la voz de Nelson fue el pasado 6 de julio cuando la llamó para decirle que se encontraba en la población fronteriza de Altar, en Sonora (México), a punto de cruzar la frontera con ayuda de un traficante de humanos.

Sin ningún familiar en Guatemala, el menor que cursaba el sexto de primaria pasaba muchas horas en las calles, ya que su madre le enviaba el poco dinero que podía para que pudiera vivir con una vecina.

El niño pequeño que López había dejado cuatro años atrás era ahora un adolescente por lo que la madre tenía miedo de que se uniera a las pandillas.

Por este motivo López aceptó que su hijo viajara hacia "el norte" en compañía de una mujer conocida de su pueblo con la esperanza de que se reuniera con ella en Phoenix, Arizona.

El pasado 15 de julio, López recibió una llamada del traficante de humanos en la qué éste le informó de que su hijo no había "llegado" ya que la mujer que lo acompañaba "no aguantó" el cruce en el desierto y el menor decidió quedarse junto con ella para acompañarla.

Desde entonces la madre ha buscado a su hijo incesantemente sin ningún resultado y ha recurrido a los consulados de Guatemala y de México en Arizona para solicitar ayuda, ya que el menor lleva consigo una acta de nacimiento que lo identifica como mexicano.
"Nadie sabe nada, ni la Patrulla Fronteriza, ni las autoridades, tengo la esperanza de que se encuentre en algún lado en México", dijo López.

No hay record de los desaparecidos

La Patrulla Fronteriza, organizaciones humanitarias y la oficina de los forenses de los condados fronterizos en Arizona contabilizan anualmente las muertes de inmigrantes indocumentados, pero ninguno de ellos lleva un récord de los casos de personas reportadas como desaparecidas.

"Desafortunadamente este tipo de casos son muy frecuentes", dijo Kat Rodríguez, vocera de la Coalición de los Derechos Humanos de Arizona.

Solamente en el último mes esta organización ha recibido los reportes de 39 personas extraviadas, entre ellos el caso de un hombre cuya familia hace tres años que no sabe nada de él, solo que había tratado de cruzar la frontera por Arizona.

Según datos de la Oficina del Forense del condado Pima, en el sur de Arizona, desde enero del año 2000 y hasta enero de 2010 esta dependencia ha recibido los restos de 1.700 presuntos inmigrantes indocumentados fallecidos en la frontera de Arizona, de los cuales hasta la fecha 640 no han podido ser identificados.

"No podemos permitir que tantos cuerpos sigan sin ser identificados", dijo José Joaquín Chacón, Cónsul General de El Salvador en Arizona.

El diplomático dijo que su consulado se encuentra en conversaciones con los consulados de Guatemala y de Honduras para unir esfuerzos para enfrentar este problema.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí