“Burreras”: Mujeres corrompidas por el narcotráfico

Burreras: Jóvenes corrompidas por el narcotráfico

Burreras: Jóvenes corrompidas por el narco

Burreras: Jóvenes corrompidas por el narco

Alma nos cuenta sobre su arresto al tratar de cruzar marihuana escondida en el tanque d...

Alma nos cuenta sobre su arresto al tratar de cruzar marihuana escondida en el tanque d...

Temp. Season 2012 | 05/07/13 | 03:20  | TV-Y
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

Phoenix Phoenix

Burreras: Jóvenes corrompidas por el narco

Burreras: Jóvenes corrompidas por el narco

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
Alma nos cuenta sobre su arresto al tratar de cruzar marihuana escondida en el tanque de un carro. Tenía 18 años de edad y se arrepentía por no haber hecho caso de su presentimiento. “Algo dentro de mi decía no, ya no,” dijo.
05/07/13 | 03:20 Disponible hasta 05/07/13
KTVW

PHOENIX, Arizona – Le dieron un carro nuevo dos meses antes de iniciar su trabajo. Le prometieron todo lo que una vida humilde le había negado.

En la ciudad fronteriza de Agua Prieta, Sonora, miles van y vienen por placer y negocio. Pero según muchas jóvenes que viven en esta ciudad, el narcotráfico es lo que manda.

Para estas jóvenes, muchas sin estudios o trabajo, lo que más brilla es el dinero, y a muy corta edad se deslumbran con la idea de tener lo que les ofrecen los narcos.

"Eres bonita. Vas a cruzar y platicar con el migra, te van a dar el pase y todo,” decían los narcotraficantes a Alma, mexicana acusada de cruzar marihuana a Estados Unidos. "Se me hizo fácil. Por cada cruce de carro yo iba a ganar cuatro o cinco mil dólares.”

A tan solo sus doce años de edad, la frontera se convirtió en su negocio, cruzando no sólo drogas sino también niños.

"Una amiga mía cruzaba niños con las visas de sus hijos y ella me decía, ¿me quieres acompañar?”, cuenta Alma. “Cada vez que me acompañes te voy a dar $100 dólares".

Un día llenó su tanque con 25 libras de marihuana, y en su bolso $230 dólares para gasolina, y cruzó. Asegura que no tenía ni miedo ni nervios. El oficial revisó su visa y la dejó cruzar sin más preguntas.

"Un perro se fue tras mi carro y entonces un migra salió corriendo y tocó la cajuela de mi carro y me dijo que me regresara”, dijo Alma sobre su detención en una garita en la frontera Arizona-México.

Pasó doce horas detenida mientras desmantelaban su carro y la interrogaban. Tenía 18 años de edad y se arrepentía por no haber hecho caso de su presentimiento.

Mujeres son el blanco de los cárteles de la droga

La demanda por la droga es tan alta que decenas de jóvenes continúan poniendo su futuro en riesgo. Lo intentan por las garitas, a pie o en carro. Son mujeres de todas las edades, desde adolescentes hasta ancianas, y aunque algunas logran cruzar muchas son identificadas.

Como Alma, cientos de adolescentes se involucran en el tráfico ilegal. Las autoridades fronterizas y locales de los diferentes condados del sur de Arizona han comenzado a notar una tendencia particularmente de mujeres como el vehículo de la droga, las llamadas “burreras”.

"Especialmente en México, está grave. Están utilizando a jovencitas que ven la necesidad de sobrevivir”, asegura Tony Estrada, sheriff del condado Santa Cruz.

Una de las últimas tendencias es que las mujeres se escondan la droga pegada en su abdomen, debajo del busto o entre las piernas. Un método típico es llevar la droga en sus bolsas. Pero también usan mucho ingenio; una mujer cruzó droga escondida en una olla de tamales, otra en un contenedor de pollo frito, y han utilizado hasta carriolas de bebes.

Alma enfrentaba una sentencia de cinco años, pero firmó un trato en el que nunca más volvería a Estados Unidos para evitar ir a la cárcel. Lo arriesgó todo por nada. Le quitaron su visa de por vida y no ganó ni un cinco de los narcotraficantes.

Alma sigue en Agua Prieta y conoce a muchas jovencitas a quienes las trataran de convencer que el cruzar drogas es fácil y no tiene consecuencias.

"Que no sean tontas y no se dejen deslumbrar por el dinero”, aconseja Alma.

Videos