Autor de masacre en Tucson condenado a cadena perpetua

Loughner condenado a cadena perpetua por masacre en Tucson

Loughner recibe cadena perpetua

Loughner sentenced to life in prison

"Puedes haber metido una bala en su cabeza, pero no le has hecho mella en su espíritu ...

The Tucson shooter receibed more than 140 years in prison after killing six people.

Temp. Season 2012 | 11/08/12 | 03:53  | TV-PG
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

"Puedes haber metido una bala en su cabeza, pero no le has hecho mella en su espíritu ", dijo Mark Kelly, esposo de Gabrielle Giffords, al autor de la masacre en Tucson.
11/08/12 | 03:53 Disponible hasta 11/08/12
KTVW

TUCSON, Arizona - Jared Loughner, el joven que mató a seis personas e hirió de gravedad a la excongresista estadounidense Gabrielle Giffords en un tiroteo en enero de 2011, escuchó su su sentencia a cadena perpetua el martes tras haberse declarado culpable.

Sigue nuestra cobertura en las redes sociales con lo último de la sentencia de Loughner.

Loughner fue sentenciado por los disparos que efectuó en Tucson, que también hirió a otras 12 personas. Giffords recibió un disparo en la cabeza y dejó su escaño en enero pasado para recuperarse de las secuelas.

Bajo los términos del acuerdo de culpabilidad alcanzado en agosto, Loughner fue condenado a siete cadenas perpetuas consecutivas, seguidas de 140 años de prisión, además de 20 años por intentar asesinar a dos ayudantes de la congresista y 10 más por causar heridas con un arma de fuego.

El juez Larry Burns fue el encargado de dictar sentencia contra Loughner, quien se declaró culpable en agosto pasado, por lo que no recibirá una pena de muerte. Giffords acudió al tribunal acompañada por su marido, el exastronauta Mark Kelly, quien, en el turno de las víctimas, pronunció unas palabras antes de que se dictara sentencia.

"Su vida", dijo, "ha cambiado para siempre. Los planes que ella tenía para nuestra familia y su carrera se han alterado enormemente. Todos los días es una lucha continua para hacer todo aquello en lo que descollaba".

Loughner no mostró ninguna emoción y miró a las otras víctimas, mientras su madre sollozaba cerca.

"Señor Loughner, puedes haber metido una bala en su cabeza, pero no le has hecho mella en su espíritu y en su compromiso por hacer del mundo un lugar mejor", agregó Kelly.

Giffords besó a su marido cuando este terminó de hablar. Le tomó la mano y los dos salieron, ella cojeando.

Poco antes, Loughner le dijo al juez que no hablaría durante la audiencia.

Hace tres meses, el acusado se declaró culpable de 19 cargos federales. Ambas partes convinieron el acuerdo después que un juez declaró que Loughner era capaz de comprender los cargos. Tras el ataque se le diagnosticó esquizofrenia y fue sometido a tratamientos forzados con sicotrópicos.

Después de la audiencia, Loughner oyó hablar a sus víctimas.

"Tú me apuntaste con un arma y me disparaste tres veces", dijo Susan Hileman. "Y ahora yo saldré de este tribunal y reanudaré el resto de mi vida y no volveré a pensar en ti".

La excongresista demócrata recibió un impacto de bala que le atravesó el hemisferio izquierdo del cerebro -que alberga la parte motriz y el habla-, y, aunque su recuperación ha sido calificada de "milagrosa" por los propios médicos, todavía continúa con un programa de rehabilitación en un hospital de Houston.

Giffords recibió los primeros auxilios de un joven hispano, Daniel Hernández, quien fue considerado un héroe a nivel nacional por salvarle la vida.

Loughner se presentó el 8 de enero de 2011 en un acto con votantes convocado por Giffords fuera de un supermercado en Tucson, con una pistola semiautomática y tres cartucheras con munición, para intentar matar a la entonces congresista.

En el ataque murieron Christina Taylor Green, de 9 años; el ayudante de Giffords Gabe Zimmerman; el juez federal John Roll; Dorwan Stoddard, un exempleado de la construcción; Phyllis Scheneck, ama de casa, y Dorothy Morris. Loughner se declaró en marzo de 2011 no culpable de los cargos que se le imputaban. En mayo de ese año, fue declarado incompetente para someterse a un juicio por su esquizofrenia y fue trasladado a un hospital psiquiátrico del sistema carcelario en Springfield (Misuri) para recibir tratamiento.

No te pierdas el reporte completo a las 5 p.m. por Univision Arizona.