La madre de Carlos Lamadrid no descansará hasta obtener justicia

Mural es pedido de justicia para Carlos La Madrid

Piden justicia para Carlos La Madrid

Piden justicia para Carlos La Madrid

Líderes comunitarios en Tucson aseguran que los casos de uso excesivo de la fuerza tod...

Líderes comunitarios en Tucson aseguran que los casos de uso excesivo de la fuerza tod...

Temp. Season 2012 | 08/12/13 | 03:35  | TV-Y
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

Phoenix Phoenix

Piden justicia para Carlos La Madrid

Piden justicia para Carlos La Madrid

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
Líderes comunitarios en Tucson aseguran que los casos de uso excesivo de la fuerza todavía son comunes. Este año ya son 19 los tiroteos con agentes de la Patrulla Fronteriza, sin resultados a favor de las víctimas.
08/12/13 | 03:35 Disponible hasta 08/12/13
KTVW

TUCSON, Arizona - Guadalupe Guerrero, madre del joven Carlos Lamadrid, dijo hoy que no descansará hasta obtener justicia, a pesar de que el Departamento de Justicia federal anunciase que no presentará cargos contra el agente de la Patrulla Fronteriza que mató a su hijo de varios disparos.

"Éste ha sido un golpe muy fuerte, después de dos años de espera, recibir esta noticia", dijo hoy a Efe Guerrero frente de un mural en memoria de su hijo en la ciudad de Tucson.

El pasado viernes el Gobierno federal informó a la familia de su decisión de no proceder en contra del agente fronterizo que disparó al joven mexicoamericano en marzo de 2011 en la comunidad fronteriza de Douglas (Arizona).

El joven, de 19 años, escapaba de las autoridades y trataba de escalar el muro fronterizo para saltar al lado mexicano cuando recibió al menos por cuatro disparos por la espalda.

El Departamento de Justicia determinó que no hay suficiente evidencia de que los derechos civiles del joven fueron violados y determinó que al momento de los hechos se encontraba en "la línea de fuego".

Jesús Romo, uno de los abogados que representa a Guerrero, dijo a Efe que ahora cuentan con dos opciones legales para proceder en el caso.

La primera es una demanda civil en contra del Gobierno federal por negligencia y de uso excesivo de la fuerza por parte de la Patrulla Fronteriza, proceso que se encontraba temporalmente detenido mientras se esperaba la decisión del Departamento de Justicia.

A través de esta demanda civil la familia solo puede solicitar una compensación monetaria, que no ha sido determinada.

"Lo más importante es que se establezca un cambio en la manera que la Patrulla Fronteriza usa su fuerza a lo largo de la frontera", dijo Romo.

El abogado criticó el hecho de que a esta agencia federal se le permita el uso de balas expansivas, las cuales son prohibidas a nivel internacional.

También los abogados tratarán de presionar a la fiscalía en el condado de Cochise, donde ocurrieron los hechos, para que levante cargos en contra del agente federal involucrado en el caso, identificado como Lucas Tidwell.

"Por experiencia hemos visto que cuando un patrullero fronterizo asesina a una persona a lo largo de la frontera, es muy difícil conseguir justicia, es extremadamente rara y extremadamente difícil", enfatizó

Esta opinión la comparte, Isabel García, abogada y directora de la Coalición de los Derechos Humanos de Arizona, quien considera que el caso de Lamadrid es un vivo ejemplo de la "impunidad" con la que opera la Patrulla Fronteriza.

"Esta es una bofetada al pueblo, a la comunidad hispana y a la familia de Carlos", aseguró.

García atribuye esta decisión a lo que considera es una política interna de una agencia federal protegiendo a otra.

"La evidencia existe, hay un vídeo, está el reporte del médico forense ¿Qué más quieren?", cuestionó la activista, que aseguró que después de haber sido disparado Lamadrid permaneció cerda de 45 minutos sin recibir ayuda médica, a pesar de que todavía se encontraba con vida.

El Departamento de Justicia determinó también el pasado viernes que tampoco presentará cargos federales en otro caso similar, el de Ramses Barrón, ciudadano mexicano de 17 años de edad.

En enero de 2011 un agente fronterizo disparó a Barrón, quien se encontraba del lado mexicano, asegurando que lo hizo en defensa propia porque le estaban arrojando piedras.

En este caso el Departamento de Justicia indicó no tener jurisdicción debido a que el joven falleció del lado mexicano.

El caso del José Antonio Elena Rodríguez, de 16 años, quien murió en la ciudad fronteriza de Nogales (México) víctima de unos disparos efectuados por una agente fronterizo en octubre de 2012, todavía continúa bajo investigación federal.