Enlaces Relacionados

  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Incendio en Yarnell, Arizona
  • Próximo álbum

Arizona recuerda a los 19 bomberos muertos en incendio en Yarnell

Cerca de 400 efectivos continúan la lucha contra el incendio forestal en Yarnell, que el domingo se cobró la vida de 19 bomberos en la mayor tragedia de estas características de la historia reciente de EEUU.
Un improvisado altar con ramos de flores y banderas estadounidenses se formó frente a la estación de bomberos de Prescott, la sede de la unidad de élite.
Un vecino de Prescott, Keith Gustafson, se presentó y colocó 19 botellas de agua en forma de corazón.
"Cuando me enteré de esto, me afectó muy fuerte", manifestó. "Fue como si me cayera encima una tonelada de ladrillos", agregó.
Una súbita ventisca convirtió un incendio forestal de Arizona en un infierno que acabó con la vida de 19 bomberos que quedaron atrapados en las llamas, dijeron el lunes las autoridades. Es la peor tragedia de su tipo en 80 años.
Las llamas consumieron los cobertizos a prueba de fuego el domingo por la noche bajos los cuales se protegían los bomberos casi todos ellos de una unidad de élite.
"Este es el día más sombrío que pueda recordar", dijo la gobernadora Jan Brewer en una declaración.
El presidente Barack Obama, quien habló desde Africa sobre la muerte de los 19 bomberos que cayeron combatiendo un incendio forestal en Arizona, destacó que su muerte es un doloroso recuerdo de cómo el personal de emergencia pone su vida en riesgo todos los días al enfrentarse al peligro.
"Estamos desconsolados por lo sucedido", destacó el presidente.
La gobernadora Brewer dijo que "tomará algunos días o más hasta que una investigación revele cómo ocurrió la tragedia, pero la esencia es que todos sabemos en nuestros corazones: Combatir incendios es una tarea peligrosa".
La magnitud del incendio, que fue provocado por un rayo, se había cuadriplicado a 34 kilómetros cuadrados (13 millas cuadradas) en medio de temperaturas muy elevadas el lunes por la mañana.
También destruyó 200 viviendas y llevó a la evacuación de cientos de personas de Yarnell, un pueblo de 700 habitantes a unos 140 kilómetros (85 millas) al noroeste de Phoenix.
Los habitantes que fueron trasladados a refugios y a locales de restaurantes, vieron por televisión cómo el fuego devoraba sus viviendas y las llamas iluminaban el cielo en la noche desde los bosques que cubrían las colinas.
En el desastre murieron 18 miembros de la unidad de élite apodada "Hotshot" que tiene su base en la vecina Prescott, además de un bombero de otro grupo, dijo el portavoz de la División Forestal de Arizona, Mike Reichling dejando al departamento de bomberos sumido en la tristeza.
Uno de ellos sobrevivió porque había ido a mover uno de los camiones de la unidad cuando las llamas abrasaron el lugar donde estaban los hombres, dijo Reichling.
"Fue el único que sobrevivió porque se encargaba del equipo en ese momento", destacó Reichling.
No ha quedado claro cómo los bomberos fueron atrapados por llamas. El líder de manejo de incidentes del sudoeste, Clay Templin, indicó que el grupo y sus comandantes cumplían con los protocolos de seguridad, pero al parecer se trató de un simple revés de la naturaleza que se volvió contra ellos.
Brian Klimowski, encargado de la oficina en Flagstaff del Servicio Nacional de Meteorología, dijo que el incendio forestal experimentó un súbito incremento y un cambio de la dirección del viento en el momento de la tragedia. No se ha establecido cuál era la fuerza del viento en ese momento, pero fue la suficiente para incrementar el volumen de las llamas de por lo menos unas 81 hectáreas (200 acres) hasta 810 hectáreas (2.000 acres) el domingo en unas cuantas horas.
El equipo de bomberos había estado recientemente combatiendo los incendios de Nuevo México y Prescott antes de ser llamados a Yarnell, e ingresaron al humeante bosque silvestre portando mochilas, sierras mecánicas y otros equipos para cortar los arbustos y árboles en momentos en que las temperaturas se disparaban en el suroeste has los casi 50 grados centígrados (120 Fahrenheit).
El desastre desmoralizó al grupo de bomberos de Prescott, que envió nuevos equipos para continuar combatiendo el fuego.
"Estamos apesadumbrados por la familia, por el departamento y por la ciudad", destacó el jefe de bomberos Dan Fraijo en una conferencia de prensa el domingo por la noche. "Nos sentimos devastados. Hemos perdido a 19 de las mejores personas que se pueda conocer", enfatizó.
El presidente Barack Obama homenajeó a los fallecidos en un comunicado emitido durante su gira en África, en el que lamentó "esta terrible tragedia".
"Son héroes, profesionales altamente especializados, que como muchos en nuestro país trabajan a diario, poniéndose desinteresadamente en peligro para proteger la vida y bienes de conciudadanos a quienes probablemente nunca conocerán".

Videos

Próximos álbumes

Arizona de luto tras muerte de 19 bomberos en incendio en Yarnell

Nuestros graduados

Decomisan armas y más de 200 libras de marihuana en la frontera

El Antiguo Egipto llega a Arizona

Disfruta más imágenes
a tu izquierda